miércoles, 16 de enero de 2013

las trufas del Périgord



de las ocho especies de trufas blancas y negras de calidad que existen en el mundo, la del Périgord (Tuber melanosporum) es considerada la reina. La extrema dulzura de su fragancia y su poder de impregnación hace que destaque sobre las demás. También es muy apreciada la trufa blanca de Italia, de sabor más fuerte y con cierto olor a ajo. La blanca crece sólo en las cercanías de Alba, en el Piamonte, y preferentemente junto a las raíces de los álamos.

en la región del Périgord, al sudoeste de Francia, las trufas escasean tanto que las llaman «diamantes negros». Deben desenterrarse entre la primera y la última helada, buscándolas con ayuda de perros o de cerdos especialmente entrenados para ello. Los campesinos dicen que las trufas perfectas han de ser ovaladas, con una especie de venas blancas, y «negras como el alma de un condenado». Firmes al tacto, deben estar libres de insectos y hundirse en el agua (las malas flotan). Antes de cocinarlas o comerlas, es indispensable lavarlas, cepillarlas y ponerlas a secar, pero nunca pelarlas. Si se conservan más de una semana, hay que cocerlas parcialmente en un poco de agua. Adquieren entonces el aspecto del hocico de un perro, que en francés se denomina truffe, de ahí su nombre.

en la antigüedad muchos creían que las trufas, como no tienen raíces, tallos, hojas ni brotes, «nacían del esputo de las brujas». También se le atribuían poderes afrodisíacos. Cuentan que Madame de Pompadour se las daba a Luis XV, y que Napoleón sólo pudo procrear a su único hijo legítimo tras zamparse un estupendo pavo trufado.


ronronea: claudia

16 maullidos:

TORO SALVAJE dijo...

Ya sé más cosas.
Y sigue siendo gratis.
Mi abuelo tenía un perro con el que se sacaba un buen sobresueldo encontrando trufas.
Ya no están ni abuelo, ni el perro, ni las trufas que encontró.
El tiempo puede con todo.

Besos.

claudia dijo...

jajaja gratis e inútil para la vida Torito, sólo por el puro placer de mirar alrededor, este increíble e inmenso mundo en el que vivimos. Sobre el paso del tiempo, la futilidad de lo que amamos y eso, sólo queda aceptarlo o lamentarse, no está en nuestras manos cambiarlo

algamarina dijo...

Interesante!
Gracias por la información!

Saludos azules desde mi playa que espera...

Amapola Azzul dijo...

A mi también me parece interesante.

Supongo que por bien cotizadas, siguen siendo una buena fuente de ingresos, pero bueno, me gusta conocer las leyendas sobre todo, siempre se aprende algo.

Oro negro y oro blanco, segun el color.

Bonita entrada. besos.

ISABEL dijo...


Alguna que otra vez he utilizado trufas en mis recetas y es decir que el sabor que da es insuperable.
Ahora con crisis, como mucho y si es imprescindible, la enlatada, con el consejo de utilizar e líquido también en el que se conserva.

ISA
sopasyletras.com

dintel dijo...

Estos días me estoy comiendo un queso del Périgord que es una delicia. Es un queso tierno de cabra, no os cuento más. Mmmmmmmm

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Qué interesante! Y rodeadas de misterio... (aunque tengo que reconocer que eso del esputo de las brujas me ha dado un poco de asquillo :P)
Un besote

DRACO dijo...

es que con madame walewska, napoleón estuvo practique que te practique con un montón de afrodisíacos hasta que le ligó un hijo con las trufas, je.
muy interesante post. habían muchas cosas que desconocía.
besos.

natsnoC dijo...

A mi lo que me parece curioso es lo difícil que es su cultivo, hasta el punto de que es casi una lotería: te tiras años preparando el terreno, poniendo los árboles "huésped" y asegurándose de que se creen las capas de nutrientes y mil detalles menores, para _*a lo mejor*_ empezar a producir las primeras trufas en algo menos de 10 años. Pero habrá que esperar algunos años más para que la producción (_*si todo ha ido bien*_) sea significativa...

Y claro, que en medio no te pillen lluvias torrenciales o sequías prolongadas, que se va todo al garete.

Lo bueno, que se plantan robles, encinas o quejigos en extensiones grandes de terreno.

Rosana Martí dijo...

Están a un precio, pero dejan un aroma y esencia único a los guisos. Hoy he aprendido algo más sobre las trufas.

Besitos y muchos cariños.

miquel zueras dijo...

He visto como usan cerdos con el hocico amordazado para que no se las coman. En Catalunya las comemos conservadas en coñac. Muy bueno lo del esputo de las brujas, ecs, me ha recordado a lo que se dice de la mandrágora y el semen de los ahorcados. Maullidos. Borgo.

claudia dijo...

no las merece algamarina, un placer compartir curiosidades :)

Amapola, desde luego no son baratas, pero vamos que tampoco llegan a los extremos especulativos de otros productos (un vino exclusivo, por ponerte un ejemplo)

Isabel, la diferencia entre una trufa del Périgord envasada y una fresca ronda los 10€. No me parece ninguna locura para quien realmente le tenga afición (aunque eso sí, como es lógico las frescas sólo se pueden adquirir en temporada)

Dintel, tú sí que sabes..

jajaja Lucía, ¡me hiciste reir! es cierto que las cosas de brujas suelen tener un cierto regusto escatológico, vaya usted a saber el motivo..

je Draco, y eso que a pesar de su baja estatura al parecer el tipo le tuvo bastante afición al bello sexo, no recuerdo donde leí que se le conocen cincuenta y pico amantes

natsnoC, a mi también me llama la atención tal dificultad. He leído que en los últimos años algunas Comunidades, como Aragón, han encontrado un filón en este cultivo. Supongo que una vez implantado resulta rentable, además de muy amigable con el medio como bien dices

Rosana, coincido completamente contigo, el aroma de la trufa es inconfundible :P

hmmmm Borgo,la trufa negra del Pirineo es una de mis favoritas, imagínate que uno de mis propósitos no cumplidos es ir algún año a la Ferieta de Aínsa.. nunca la he probado en conserva de cognac, pero vamos te aseguro que tomo cumplida nota, ¡tiene que estar riquísima!

Javi Signum dijo...

Así que las brujas escupían trufas ¿no? Como ya escasean las trufas ¿quiere decir que también escasean las brujas? Yo creo que no... jejeje.
Besos.

claudia dijo...

jajaja si realmente las trufas nacieran del esputo de una bruja, con lo ricas que son y lo que cuesta encontrarlas o cultivarlas, ya existiría la categoría profesional de «bruja-escupidora-productora-de-trufas» (nota mental: escupir la próxima vez que pase debajo de una encina, a ver que pasa)

Chelo dijo...

¡Qué interesante! Un abrazo

claudia dijo...

gracias Chelo, un abrazo :)