jueves, 10 de abril de 2008

el contrato



a todo me he entregado
como si fuera a durar.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad
firmé un contrato
escrito sobre la piel.

Para decir adiós
he tenido que arrancarme
las cláusulas
a tiras.

Así ha sido
una y otra vez.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad.

La letra pequeña
se esconde ya
entre cicatrices.

(Ana Pérez Cañamares)

ronronea: naia

6 maullidos:

Doctor dijo...

Fascinante poema... :)

naia dijo...

hola doctor;
para mí, otra prueba más de lo caprichosa que es la fama.. si el talento consiste en expresar pensamientos y emociones universales, Ana lo tiene..

besos,

PRU dijo...

El desencanto de energías malgastadas y de saber que nada es para siempre...

Besos sin cláusula ninguna...

naia dijo...

hola pru;
sólo el recuerdo es para siempre..

besos,

Ana Pérez Cañamares dijo...

llego aquí de causalidad y me encuentro conmigo misma...
Muchísimas gracias por colgar el poema y por los comentarios. Nos seguimos leyendo

naia dijo...

hola ana;
un placer inesperado haberte encontrado aquí.. ya sabes que me encanta tu poesía..

besos,