martes, 31 de diciembre de 2013

el reloj de la Puerta del Sol




si alguien no conoce el reloj de la Puerta del Sol es que es noruego. Ahí colocado, en el kilómetro cero del país, con su péndulo de 3 metros y con su bola bajando en el comienzo de cada día. Dando las horas, imperecedero, desde hace más de ciento cuarenta años.

el 6 de noviembre de 1866 su creador, el relojero leonés José Rodríguez Losada, comenzó a montarlo ante el pasmo general de la concurrencia madrileña. Era muy grande, muy bonito y había venido directo de Londres.

y llegó de Londres porque el relojero Losada, un liberal exiliado, lo construyó allí para luego regalarlo a la reina Isabel II y al pueblo de Madrid. Se decidió colocarlo en la sede del Ministerio de la Gobernación, lo cual dio lugar a bastantes chuflas, porque al principio el reloj no funcionaba con demasiada precisión y enseguida le sacaron coplillas. Ésta tiene guasa:
Ese reló tan fatal
que hay en la Puerta del Sol,
dijo un turco a un español,
¿por qué funciona tan mal?
Y el turco con desparpajo
contestó cual perro viejo:
este reló es el espejo,
del gobierno que hay debajo.

dicen los expertos que la maquinaria es una maravilla. Cualquiera de sus piezas se puede cambiar sin tener que desmontar el reloj, y tiene sonería, no sólo de horas, sino de cuartos, lo cual es muy raro pero también muy divertido el día de Nochevieja. El reloj de la Puerta del Sol lleva sonando así casi siglo y medio, y todavía muchos se hacen un lío con los cuartos, las uvas y las campanadas.

es también uno de los más precisos del mundo, porque sólo se retrasa cuatro segundos al mes, y esto no lo pueden decir todos los relojes. Pero sepan una cosa: en Nochevieja, el reloj de la Puerta del Sol tiene truco. Todos los finales de año se manipula la maquinaria para que el ritmo de las doce campanadas sea más lento y dé tiempo a comerse las uvas, truco este que no se empleó en la Nochevieja de 1996 por un fallo de comunicación entre los técnicos, con lo cual media España acabó atragantada porque fue imposible comerse las uvas a tal velocidad. Es trampa, sí, pero una trampa bienintencionada.


(Nieves Concostrina, Menudas historias de la historia)

ronronea: big cat

17 maullidos:

dintel dijo...

Me lo imaginaba!!!! Siempre me ha parecido más lento el tiempo de campanadas.

Me encanta, siempre aprendo un montón de cosas en este blog.

Amapola Azzul dijo...

Qué linda historia. Un abrazo. Feliz Año para ti. besos.

Doctora dijo...

O sea que está manipulado para salvar vidas ;)

Feliz año!

TORO SALVAJE dijo...

Para el gobierno las campanadas deberían ser a la velocidad de la luz.

Feliz 2014.

Besos.

SoLo dijo...

TORO SALVAJE
“Para el gobierno las campanadas deberían ser a la velocidad de la luz”
¿Y al precio de la luz? ;)
¡Feliz año a todxs!

Amapola Azzul dijo...

Feliz 2014, malasma, gracias por tu visita.
Un abrazo¡¡¡

besos¡

Marcos Callau dijo...

Me ha parecido muy curioso y muy ilustrativo este artículo. Me ha gustado conocer más los entresijos de ese amigo que lleva tanto tiempo entre nosotros y al que a penas conocemos. Larga vida al reloj de la Puerta del Sol!

Miau!!! Primeros maullidos del 2014 con todos mis mejores deseos.

atis dijo...

Para no conocerlo hay que ser el enano sueco que va dentro de las cajas de los muebles de ikea (el que no lo sepa montar es que no trata bien al pobre enano) lo que decia sobre el reloj es un emblema para los españolitos y me acuerdo del año en que iban aceleradas. En canarias van a ritmo normal y siempre sobran uvas...

Besos de principios de año

DRACO dijo...

una interesante historia.
feliz año 2014

besos.

karin rosenkranz dijo...

aunque lo intento, nunca puedo comerme las uvas al tiempo que marcan las campanas, pero lo intento. el año pasado estuvimos celebrando en la Puerta del Sol, aunque no escuche las campanadas, ni comi las uvas. solo nos dejamos llevar por la alegría colectiva del momento.
feliz 2014!

Clementine dijo...

Qué entrada más bonita, el reloj de la Puerta del Sol, menudo personaje. Me ha encantado conocer su historia, big cat, y te lo dice una madrileña:)
Muy Feliz 2014, gatas de lujo.

Shilmulo dijo...

Muy interesante conocer la historia de un objeto tan importante en nuestra tradición navideña.

Saludos.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

Yo lo conozco porque siempre lo veo por la tele jajajaja Pero en vivo y en directo no lo he visto nunca (algún año será). Muchas gracias por compartir la historia, no la conocía. Un besote y feliz año a mis gatas favoritas.

maslama dijo...

Dintel, pues ami se me pasa volando, el tiempo entre las doce campanadas de un año y del siguiente, me refiero

Amapola, un abrazo guapa

Doctora, pues al parecer sí, así de astutos somos los seres humanos, si un año las campanadas se aceleran, todxs nos atragantamos

Torito, sospecho que aunque no pudieran comérselas, igualmente las robarían

SoLo, no creo que ningún político tenga problemas para pagar el recibo de la luz..

Marcos, ¿en qué momento perdimos la capacidad de asombro hacia el mundo que nos rodea?

maslama dijo...

Atis, ¡pero qué curioso! nunca me había preguntado cómo se transmiten las campanadas en las Islas Afortunadas, una hora antes

feliz año nuevo Draco,, que te sea propicio este 2014, a ti y a tus seres queridos

Karin, a mi lo de las uvas me provoca cierta ternura, cada año mi madre las prepara con cuidado e ilusión

Clementine, en esta ciudad a veces pareciera que cada rincón, cada detalle, guarda un trocito de historia, algo olvidada pero no definitivamente perdida :)

Shilmulo, ¡vaya que sí! también se puede recibir el nuevo año con el reloj de cuco del abuelo, pero no es lo mismo..

Luci, ir a la Puerta del Sol, celebrar el paso del tiempo es cosa de la juventud.. para mi ese momento de las campanadas tiene un poso terrible, da un poco de miedo y también de melancolía

Kate Walker dijo...

¿¿¿Y este año(2014)no han sido aun más lentas???
Urte berri on!!
y que este año llegue cargadito de ventresca.
La Kate

maslama dijo...

y gambas y salmón y y.. y mucho cariño y buenos momentos con las personas queridas. Urte berri on maja!!