viernes, 27 de septiembre de 2013

los tiempos blancos




hace días había llegado la invitación del baile a la casa de las afueras. Aunque estaba ausente por temas de trabajo, su fiel mayordomo había recogido la carta con el sello real. Había llegado el momento, toda la aristocracia del país estaría esa noche en palacio y quizás a quién buscaba también.

antes de salir había preparado con minuciosidad el uniforme. El sable relucía en su funda, que colgaba del cinto con una bonita cadena de oro que llevaba sus iniciales AT. Llevaba en la pechera cada una de las condecoraciones por actor de honor en tiempos de guerra, aunque qué tiene de honorífico matar a otro hombre. Los botones los había bruñido con cuidado colocando el águila imperial perfectamente vertical en cada uno de los ojales. Un último vistazo a las botas lustradas, antes de enfundarse en los guantes blancos de oficial.

al llegar a palacio, bajó de la calesa y la guardia que custodiaba la entrada le saludó con honores. Algunas jóvenes damas cuchicheaban a su paso. Sonrisas furtivas, algún rubor al cruzarse directamente con su mirada indiferente. Las escalinatas de palacio estaban engalanadas con una gruesa alfombra roja y flores blancas y lirios. La araña del techo rutilaba con gran intensidad, no dejando ningún rincón ensombrecido. Una fuente de hielo invitaba a pasar a una de las estancias donde iba a tener lugar el aperitivo antes del baile.

saludó a un par de compañeros de oficio y comienza una aburrida conversación con un par de miembros del gobierno. Ya nadie en aquella sala recordaba sus orígenes humildes, sino mostraban respeto por quien portaba aquel uniforme con elegancia innata. Los camareros ofrecían los mejores manjares de la gran madre patria: caviar de beluga, huevas de esturión, tartar de salmón y para regar todo aquello como no champagne, traído de miles de kilómetros para saciar a los distinguidos invitados.

los sirvientes llaman para que vayan pasando al salón donde tendrá lugar el baile. Uno de los ministros ofreció a su hija para el primer baile. Los primeros compases de una mazurca sonaban por parte de la banda de cuerda, viento y piano. Se movía con soltura cuidando de no desmerecer a su pareja. Le sonreía con frialdad para intentar que se sintiera cómoda, aunque sus ojos buscaban a otra persona en la sala. El tema llega a su fin, devuelve a la dama a su padre y mientras se aleja cree distinguir al fondo de la estancia a quién buscaba. Llevaba un vestido rojo burdeos, que realzaba aún más su figura. Su piel blanca acompañada por un pelo ondulado azabache recogido a mechones en la nuca. Dos diamantes engarzados en oro blanco relucían como pendientes y a juego un tercero como colgante reposaba en su escote.

se acerca y se planta ante ella firme y en postura abierta para que ella se coloque entre sus brazos, cual obra de arte en su marco. Ahora suena un vals. Sus pasos son precisos y compenetrados. Le agrada sentir la tibieza de su piel bajo la seda de su vestido. Su espalda desnuda insinúa aquello que oculta la tela. Recorren todo el salón trazando un óvalo perfecto. Las parejas que los acompañan a cada altura de la sala giran la cabeza con curiosidad, envidia o deseo. Nadie que indiferente a su paso. Ella le sonríe se siente feliz y además la acompaña una sensación que hasta el momento desconocía, aunque estaba casada, y eso le confundía aún más. Cómo podía provocar esa sensación aquel personaje desconocido que había visto un par de veces. El vals declina sus últimas notas, cuando ella intenta decirle algo. En ese momento hace un quiebro, para en seco y la sostiene por las caderas. le mira sorprendida y algo contrariada. Aunque en ese momento se quita el guante de la mano derecha le acaricia la mejilla y le susurra al oído: «hay tantos amores como corazones.»


ronronea: atis

17 maullidos:

TORO SALVAJE dijo...

Gloriosa frase final.
Para desmayarla.

Besos.

Amapola Azzul dijo...

Quien sea le tiro un guante, ...

bello vals, Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Bonito relato, me gustó, enhorabuena . Feliz semana y fin de semana.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

Precioso, atis. Me encantan tus relatos, ¡quiero más!
Un besote de  Lamiradadeluci

PEPE CAHIERS dijo...

Por un momento pensaba que buscaba a la mismísima Cenicienta.

DRACO dijo...

me ha gustado la historia. fue una época romántica en todo sentido: el amor, la música, el vestuario y el ambiente.

besos.

atis dijo...

Hola torito,

No se desmayó, deseaba llegar más allá de sus palabras.

Besos y baile

atis dijo...

Hola amapola,

Es un vals que sólo dos pueden bailar.

Besos y vals

atis dijo...

Hola lucía,

También me gustaría escribir más amenudo, pero es muy difícil, mi musa no siempre me acompaña.

Besos inspirados

atis dijo...

Hola Pepe,

No, sólo buscaba a Anna, Anna Karenina.

Besos de hielo

atis dijo...

Hola Draco,

Romántica para unos pocos, mientras el pueblo se moría de hambre.

Besos de la madre patria

Amapola Azzul dijo...

Me gustó el relato, me alegro de ese vals...

Amapola Azzul dijo...

Perdón, besos para ti.

:)

miquel zueras dijo...

Me ha encantado. No habría desentonado en un capítulo de Ana Karenina. Y ahora me voy a preparar un tartar de salmón a tu salud. Lástima que no me pueda permitir caviar, soy un gato modesto.
Un gran marramiau.
Borgo.

atis dijo...

Hola Borgo,

Mmmm salmón... mi preferido... el caviar es sòlo para ciertos momentos en cambio el caviar sólo para ocasiones especiales, por ejemplo la publicación de un relato ;)

Besos entre león y tolstoi

UTLA dijo...

Hola atis,

Me ha gustado mucho la historia. Estar casada no significa querer, y menos en esa época que se emparentaban con bodas prefijadas y organizadas. ¿ donde quedaba el amor ? relegado al final de la cola.

Siempre me gusta quedarme con una frase de toda entrada que leo, esta linea me gusto mucho:
"Le agrada sentir la tibieza de su piel bajo la seda de su vestido."


Solo por dejarlo claro, entiendo que maslama y atis son "personajes" distintos... :-=

En todo caso no importa.

Gracias por llenar el rincón de las gatas madrileñas con bonitos relatos.

Un maullido para ti atis.

atis dijo...

Hola Utla,

Felicidades por dintinguir dos de las gatas de estos tejados.

en este caso como ya sabes estaba casada con un ministro del gobierno y en la época en la que la moral y la apariencia era más fuerte que el amor y de ahí la gran tragedia de esta bella mujer.

Mi frase... hay tantos amores como corazones...

Besos entre el amor y el corazón