viernes, 7 de diciembre de 2012

la expulsión de los sefardíes




1492 representa una de las fechas más trágicas de la historia del pueblo judío. Los Reyes Católicos, que por entonces celebraban la toma de Granada y con ella el final de la Reconquista, les expulsan de la Península. Así, los judíos partían para siempre, abandonando una tierra a la que se habían entregado por más de mil quinientos años.

la primera llegada de judíos al reino hispánico se vincula fundamentalmente con la destrucción del segundo Templo de Jerusalén por el emperador Tito en el año 70, y sobre todo con las revueltas de Bar Kojba en el año 135, cuando los judíos levantiscos son exiliados a las antípodas del Imperio, es decir, a Hispania. Desde los primeros siglos, y antes de las invasiones visigodas, ya existían importantes poblaciones judías instaladas en Toledo, Mérida, Granada, Córdoba, Tarragona y las Islas Baleares.

en el año 711, cuando las huestes islámicas invaden la Península, se inaugura una nueva etapa en el territorio hispánico. Los árabes toleraban a los judíos como «gentes de la Biblia», y éstos se convirtieron en eficaces auxiliares para el comercio y la administración.




las conquistas de los reinos cristianos del norte hacen que los reinos de Taifas se derrumben. La invasión de los almorávides, procedentes del norte de Africa, mucho más intransigentes en materia religiosa, provoca que numerosos judíos huyan de sus ciudades hacia los reinos cristianos, donde aportan su sabiduría y sus artes en las tareas del Estado.

entre los siglos X y XII, gracias a sus conocimientos del árabe y sus nociones en las ciencias, los judíos se hacen imprescindibles para la organización y la administración de los reinos cristianos. Este importante rol en la sociedad del medievo les permitirá alcanzar un desarrollo humanístico que será recordado como la etapa más gloriosa del judaísmo en Europa, con figuras tan notables como el poeta Yehuda ha-Leví o el gran teólogo Maimónides.




a medida que avanza la Reconquista los judíos se van convirtiendo en los reinos cristianos en vasallos directos de la Corona, o en palabras de la época, «cofres del Real Patrimonio», lo que implica que algunas familias judías asuman la tarea de recaudar los impuestos para el rey. Pero a lo largo del siglo XIV la situación cambia, y cada vez más cristianos se ocupan de las tareas administrativas, con lo cual los judíos ya no son imprescindibles. En 1391 no hay rey ni arzobispo en Toledo, y se produce una gran crisis política, religiosa y económica. En tiempos de malas cosechas o de problemas de circulación monetaria, se ve a los judíos como representantes de la Corona y elementos esenciales del crédito, con lo cual se asaltan las juderías no sólo para destruir los documentos de crédito, sino también para agredir al símbolo de un poder que está permitiendo esa desigualdad social.

las calumnias habituales contra los judíos, acusándoles del envenenamiento del agua, de la peste negra y del asesinato de niños llegan a su máxima expresión con Fernando Martínez, representante de la diócesis de Sevilla, quien exige que las sinagogas sean destruidas hasta la última piedra. Enfebrecidas, las masas cristianas atacan la judería sevillana. La orden era matar a todo aquel que se resistiera al bautizo. Y el baño de sangre de Sevilla fue tan solo el principio. El reguero de pólvora se extiende desde Écija por toda Andalucía, lo que tiene como consecuencia la muerte y desaparición, por vez primera, de numerosas juderías. Es la primera vez que se observa que los judíos mueren a millares ―se calcula unos 10.000 asesinatos ―, y además que tales muertes quedan impunes.




un siglo después de las masacres de 1391, los Reyes Católicos deciden expulsar a los judíos de sus reinos. El 31 de marzo de 1492 se decreta que todos los judíos que no se sometan a la fe cristiana tienen tres meses para salir de los territorios hispánicos. El pueblo sefardí se dispersó por toda Europa, norte de Africa, Oriente Medio.. y también huyeron hacia las recién descubiertas tierras americanas. Aunque la procedencia social y territorial de los sefardíes era muy variada, todos tenían una lengua común. En el Imperio otomano las autoridades confiaron en los sefardíes como minoría leal y constructiva, respetando su cultura y costumbres, lo que les permitió conservar su idioma, el judeoespañol, durante cinco siglos y hasta la actualidad. Desde el exilio, Sefarad se convirtió en una imagen de orgullo y dolor.

más información:
Sefarad, judíos en España (podcast)
web oficial del Toledo judío
caminos de Sefarad
emisión en sefardí (RNE)
luz de Sefarad (RNE)

ronronea: claudia


18 maullidos:

TORO SALVAJE dijo...

Este país siempre ha sido un asco.
No sólo ahora.

Besos.

Kate Walker dijo...

Y como parte de un souvenir, se pueden encontrar llaves en los bazares toledanos...

claudia dijo...

Torito, yo creo que este país no es mejor ni peor que otros, todos tienen sus luces y sus sombras. Entre los siglos XIII y XVI otros países europeos decretaron también la expulsión de los judíos: Inglaterra, Francia, Alemania, Austria, Hungría.. y así hasta sumar la veintena. La única diferencia es que en los reinos hispánicos las circunstancias históricas habían permitido al pueblo judío un extraordinario desarrollo humanístico y científico, de modo que cuando se fueron a la inmensa tristeza del exilio se sumó una enorme pérdida cultural, también para los cristianos

claudia dijo...

Kate, un recuerdo un poco triste, la llave de las casas, y de las vidas que les arrebataron

El Tirador Solitario dijo...

De acuerdo con lo que comenta Claudia, es más, España es de los últimos países europeos en decretar la expulsión de los judíos, y en unas condiciones mas beneficiosas que en otros lares. A partir de ahí surge la figura del judío converso, que es posible rastrear en apellidos gentilicios...como califica Luís Suárez, la expulsión de los judíos es un asunto europeo, no hispano...aunque Bayaceto, el sultán turco mostrara su entusiasmo ante ese fenómeno, y los acogiera con suma agrado (¡y suma habilidad y visión de estado, desde luego!).
Saludos.

Mascab dijo...

La historia está para comprender nuestro presente y tratar de visualizar nuestro futuro...si nos sumergimos en ella, podemos encontrar las llaves que abren muchas puertas. Sobre todo la de nuestra mente.

De ella, aprendemos que la mayores barbaries cometidas entre humanos, van de la mano de los motivos religiosos y las ansias de poder de unos cuantos lobos.

Si aprendiéramos de la historia...pero todo es cíclico, nos encontramos en el bucle de la humanidad, a veces sensata y solidaria, a veces cruel y salvaje y bárbara.

Magnífico post!

ronroneos de placer.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

¡Qué maltratado ha sido el pueblo judío a lo largo de la historia!
Sólo para esto sirven las etiquetas y por supuesto, la religión: para disgregar y enfrentar.

Y totalmente de acuerdo con Mascab, todo es cíclico...si al menos hubiéramos aprendido de ello...

Por cierto, te felicito de nuevo por la elección de la música, me ha encantado.

Un besote

Javi Signum dijo...

Los judios siempre se llevan la peor parte, siempre encontrados entre dos mundos, cristianos y musulmanes, sin mencionar a Hitler.
Besos.

DRACO dijo...

"¿a quién prefieren, a jesús o a barrabás?"
la respuesta la sabemos todos, y por considerar que el pueblo judío entregó a la muerte "al hijo de dios vivo", estos han sido utilizados como el chivo expiatorio de todos los males que han ocurrido en cada nación de europa en el pasado remoto y presente hasta la época nazi.
besos.

claudia dijo...

Tirador, sólo quiero dejar claro que la maldad en grupo no me parece menos maldad, no es excusa que la mayor parte de los reinos europeos hicieran lo mismo. Sencillamente me irrita la leyenda negra española, la expulsión de judíos y musulmanes, las matanzas en las colonias, la inquisición.. en el imaginario popular, y básicamente gracias a la propaganda de luteranos y anglicanos, España ha asumido en exclusiva culpas históricas que, si nos atenemos estrictamente a la historia, deberían repartirse con mayor equidad

claudia dijo...

Mascab, para aprender de algo hay que conocerlo, y no es el caso. Precisamente ahora mismo estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo analfabetismo tecnológico: los dichosos e-books no permiten un umbral de visión tan amplio como el de los libros impresos tradicionales, con lo cual disminuye radicalmente el tiempo de lectura (el ojo se cansa con mayor rapidez) y también tiende a desaparecer la llamada «lectura reflexiva», por la premura en utilizar el tiempo hábil de lectura, volumen de la oferta y presión para consumir.

por los mismos motivos, en Internet se impone un tipo de lectura llamada «transversal», que consiste en formarse una opinión a base de titulares y notitas cortas estilo facebook. Vamos, que la democratización de la información consiste en que nos volvamos todos analfabetos funcionales

claudia dijo...

Lucía, esta canción se llama La yave (tal cual, el nombre está en judeoespañol). Cuando los sefardíes se vieron obligados a abandonar sus casas, llevaron consigo las llaves de las puertas principales, y las conservaron durante siglos, como símbolo de la esperanza de regresar algún día. A esas llaves se refiere la canción.

la compuso Flory Jagoda, que es una leyenda entre la comunidad sefardí internacional

claudia dijo...

Javi, cierto que el pueblo judío ha sido durante siglos el chivo expiatorio de Europa. Y a pesar de tanta persecución, sufrimiento y muerte, su contribución al desarrollo cultural y científico de la Humanidad ha sido inconmensurable: Marx, Freud, Einstein.. la lista es inabarcable

claudia dijo...

Draco, y después de la época nazi, también. Tras la II Guerra Mundial los soviéticos hicieron una auténtica escabechina en la URSS y países satélites. No se sabe exactamente a cuantos judíos asesinaron Stalin y sus sucesores, pero algunos indicios apuntan que quizá llegaran a superar las cifras de Hitler

DRACO dijo...

claudia, tu comentario me hizo recordar la palabra "pogrom", e investigando un poco en wikipedia, tal parece que lo de stalin fue ya el final de una época de terror contra los judíos, que se inició en 1821.

claudia dijo...

bueno, el tema es bastante oscuro porque obviamente fue objeto de bloqueo informativo, y desde luego la wikipedia no es la fuente más fiable para ningún asunto que tenga filo político, especialmente en castellano (no tienes más que buscar la biografía de cualquier Papa para verificarlo). Te puedo decir que en efecto hubo crueles progroms bajo los zares, pero también es cierto que tenemos constancia de que en la última época del zarismo vivían en Rusia miles, quizá millones de judíos. A la caída del Muro no quedan judíos en Rusia. ¿Dónde crees que fueron a parar todos esos miles de personas?

hay un poco más de información en la wikipedia inglesa, que suele ser más rigurosa y honesta que la española: http://en.wikipedia.org/wiki/History_of_the_Jews_in_Russia

Ico dijo...

Es curioso como la historia se repite y acaban los expulsados volviéndose iguales, olvidando lo que un día hicieron con ellos.. un placer leerte ..bonito canción..

claudia dijo...

Ico, después de siglos de persecuciones (con la guinda final del Holocausto), por fin el pueblo judío entendió lo que podía esperar de la hospitalidad de otros Estados. Necesitaban desesperadamente un Estado propio. Si se pudo hacer de otra manera no tengo ni idea, no existe ni un solo precedente en la Historia, todos los Estados del mundo se han construido a sangre y fuego