viernes, 1 de julio de 2011

l'ou com balla





este espectacular altar floral es el templete de Sant Jordi, en el claustro de la catedral de Barcelona. El chorro de la fuente sostiene un huevo; se trata de l'ou com balla (el huevo que baila), una curiosísima tradición local que se remota al siglo XVI, o quizá al XVII.

cada año en Barcelona y en otras ciudades y pueblos catalanes, por las fiestas del Corpus, se decoran las fuentes ―especialmente las que se encuentran dentro los claustros― con flores y frutos, colocándose en los surtidores un cascarón de huevo vacío que debe girar sin caerse al compás del agua. Existen diversas teorías sobre el origen de esta costumbre: un juego inventado por los nobles de la calle Montcada para distraerse, una tradición traída desde Austria por los exiliados de la Guerra de Sucesión, un divertimento importado de Italia, la versión estrictamente católica, en la que el huevo representa la exaltación de la Eucaristía sobre el cáliz (la cesta que lo recoge y que envuelve el chorro del agua) y mi favorita, la hermética, según la cual el huevo, que simboliza el germen que contiene en potencia todo lo que será el ser que nazca de él, representa el eterno renacimiento de la primavera, enlazando con ritos ancestrales oscuramente relacionados ―de nuevo― con el culto a las Tres Diosas y al dios frigio Atis.

como curiosidad, al parecer la ecuación de Bernouilli (1738), que relaciona la presión, la velocidad y la altura de un líquido incompresible en movimiento constante, explica a la perfección la estabilidad del huevo sobre el chorro, si bien la tradición es con toda probabilidad anterior a la formulación de esta ley. Y una buena noticia para los catalanes: este año el huevo no cayó, lo que significa buena suerte y prosperidad hasta el próximo Corpus, que falta hace.

(las fotos son de la semana pasada, cortesía de atis, que está hecha una artista)

más información:
L'ou com balla se moderniza (Antoni López, La Vanguardia)
Sobre huevos primaverales (Carme Riera, Rueda de escritores)

ronronea: levina

21 maullidos:

Carina DIAVOLA dijo...

Sí que están chulas las fotos! Y me parece curiosa e interesante la tradición. Nunca había oído ni leído sobre algo semejante. La verdad es que España sí es sorpendente si uno se pone a investigar y a conocer cosas...

Biquiños!!

DRACO dijo...

creo que puede ser una apuesta o un reto de tratar de lograr lo imposible como es el de mantener suspendido en el aire aquel huevo, inspirándose tal vez en lo que hizo el navegante cristobal colón con mantener parado un huevo sobre la mesa ante los reyes católicos cuando fue a sustentar y a pedir apoyo para un viaje alrededor del mundo.

Carina DIAVOLA dijo...

Que va, draco , que va... la historia no es así. La historia es que habían puesto una moneda de oro pensando que si se mantenía se harían ricos, pero en un despiste pasó uno por allí y cambió la moneda por el huevo. Como cada vez que ponían una moneda de oro ésta desaparecía, y si ponían una piedra temían que les cayese una tormenta de granizo, decidieron poner el huevo otra vez a ver si al menos al termianr la fiesta lo podían repartir y no pasar hambre...
(versión diavolica en proceso de registro)

miaus! jajajajjaajaja

:P

DRACO dijo...

poner de pie una moneda sobre una mesa no es gran cosa y colón lo que buscaba era de impactar a sus majestades y por eso buscó un objeto que teóricamente no podía hacerlo como un huevo; lo otro es que si en aquella época la corte española era tan pobre donde las monedas llegaban a desaparecer o que buscaran cualquier miseria para repartirse para paliar el hambre, te aseguro que el navegante ni siquiera se hubiese asomado.

Carina DIAVOLA dijo...

eh! yo no hablaba del navegante, sino del huevo en el agua...

A ver si va a ser un símbolo de otra cosa!! Pues sí! Ya lo tengo! Mira: el huevo es el óvulo, el agua el esperma..., y na, que el chorro no le entra ni de broma. Mira tú por dónde resulta que tanta parafernalia (uys, hoy he usado dos veces esta palabreja) para simbolizar algo tan natural y humano, jejeje

(Eh, Draco, vámonos ya que si nos leen las gatas igual te arañan, jajajaaja)

(a mi no, que soy gata también, a ver, voy a maullar y ronronear un poco)

Miaaaaaaaaau!! Rrrrrrrrrrrrrrrrr.....

(ays, lo que hace un dolor de muelaaaaaaaas)

maslama dijo...

hahaha otra explicación maslámica, también pendiente de registro: Colón llega a la Corte y dice «por mis güevos que si me dais dinero llego a Las Indias». La reina Isabel piensa «cacarear y no poner güevos, cada día lo vemos», y pone cara de circunstancias. Entonces Colón decide coger el asunto por los güevos, pide un huevo y lo machaca contra la mesa con palabras «guardado el dinero, no pone güevos». La reina, impresionada por tamaña cochinada, le da el dinero para la expedición.

maslama dijo...

ah, casi lo olvido! y más tarde la reina le pidió a Benzoni que reescribiera la historia dándole un toque algo más digno y aleccionador, que después de lo de la camisa y la toma de Granada, para cochina ella..

Senovilla dijo...

Sí, cuando el huevo levita la suerte es bendita.

Un abrazo.

Mada dijo...

De lo que somos capaces los seres humanos, el caso es poner en circunstancias ajenas nuestro destino

Saltinbanqui dijo...

Es bueno saberlo.
:)

Nosu dijo...

a mi edad y todavía no lo he visto en directo...

Scarlet2807 dijo...

Unas fotos preciosas , me encantó la leyenda y me alegro mucho por lo de un buen augurio para los catalanes, tengo varios amigos catalanes que quiero mucho y a uno en especial....jejejejejejeje
Besitos en el alma y que tengas un bello fin de semana
Scarlet2807

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Tengo que probar a ver si me sale, ya le comentare si he chafado el huevo.
Feliz fin de semana!

atis dijo...

la explicación atisiana, la acabo de mandar al registro: Colón quería la pasta e irse de vacaciones con Curro al Caribe. Estaba hasta las narices de navegar en el barco de Chanquete. Así que cuando fue a ver a Isabel pegó un chicle a la base del huevo antes de ponerlo sobre la mesa. La reina por miedo a la inquisición por el acto de brujería que acababa de ver lo mandó lo más lejos posible, así que le dio el dinero y rezó a ver si con un poco de suerte el Holandes Errante se tropezaba con colón y sus dos huevos, o era uno? ;)

Blog A dijo...

Lo que me encanta es la imaginación humana para crear siempre historias de lo mas bonitas y transcendentales a partir de algo tan habitual como un huevo.

Blog A dijo...

Lo que me encanta es la imaginación humana para crear siempre historias de lo mas bonitas y transcendentales a partir de algo tan habitual como un huevo.

Mascab dijo...

Desde que me subí a este tejado no dejo de aprender con las historias tan bravas, bellas y humanas que nos cuentas éstas gatas... Pero que bien me lo paso con vosotras y que instruída me vuelvo a mi tejado sabiendo algo más.

Precisosa y divertida vuestra historia de hoy

TORO SALVAJE dijo...

Y todavía no lo he visto.
No tengo perdón.

Besos.

Gyzzma dijo...

Mooooooooooola!! El año que viene me llevas!! :D

levina dijo...

Carina, atis, Draco, eso no es exactamente lo que ponía en mis libros de texto.. hay que ver lo engañados que nos tienen..

Senovilla, ¡qué buena conseja! ¡no la conocía!

Mada, quizá no todo depende de nosotros, en realidad no lo sé..

Saltimbanqui, por lo mínimo son dos minutos de distracción :)

Nosu, Torito, no sólo se hace en la catedral, hay un listado de fuentes por toda Catalunya que supongo no es difícil encontrar by Internet

Scarlet, ojalá este sea un verano estupendo para ellos y para todos, que como ya dije falta hace

Blog A, específicamente el huevo ha sido una fuente de inspiración tremenda, por su simbolismo de germen y nacimiento posee un simbolismo más o menos oculto en casi todas las culturas del Mediterráneo

Mascab, compartimos curiosidad y gusto por estos detalles, si hay algún mérito sin dudas está tanto en quien cuenta como en quien escucha :)

Gyzzma, ¡claro que sí, guapa! ¿organizamos una cacería de gárgolas por Madrid?

levina dijo...

Retronauta, que me olvidaba de Vd., ¿de verdad va Vd. a probar? ni me atrevo a preguntarle en cual fuente :)

besos,