miércoles, 16 de julio de 2008

los buques fantasma



en todos los pueblos marineros se cuentan historias de buques fantasmas que aparecen repentinamente en el océano por la noche, y también de capitanes que están aliados con el diablo y que por ello fueron condenados a navegar contra el viento por toda la eternidad.

es famosa la leyenda del Buque Fantasma, a quien Heinrich Heine dio la forma literaria que inspiró a Richard Wagner su ópera del mismo título. Estas fabulaciones, artísticas o no, están basadas en una serie de hechos reales.

en el siglo XVII vivía en Holanda un capitán llamado Barent Fokke, de quien se sabe que, aunque era terriblemente feo y siempre estaba blasfemando, tenía grandes cualidades como marino. Fokke hacía la travesía desde Amsterdam a Batavia en mucho menos tiempo que sus competidores, lo que contribuyó a darle fama de estar aliado con el diablo. Cuando ni su barco ni su tripulación regresaron de una de sus travesías, para todo el mundo quedó claro quién se lo había llevado.

otro capitán, van der Dekken, que vivió igualmente hacia el año 1600, hizo un juramento petulante. Aún cuando tardara toda una eternidad, dijo, no abandonaría el intento de doblar el cabo de Buena Esperanza, a pesar de los vientos en contra. Por ello fue condenado a navegar por los mares durante toda la eternidad. Un tercer capitán cometió el sacrilegio de hacerse a la mar en un Viernes Santo. Finalmente, se dice de un cuarto capitán que ningún puerto quiso acoger su nave porque había brotado a bordo una epidemia de beriberi. Nunca pudo regresar a su puerto natal, y jamás se ha vuelto a saber nada más de él.

las historias de estos cuatro capitanes son consideradas como el núcleo y el germen de la leyenda del Buque Fantasma. Según esta leyenda, el capitán está condenado a navegar eternamente contra el viento, y sólo le puede salvar el amor de una mujer fiel. Muchos marineros juran haberlo visto, siendo imposible comprobar si se trataba de espejismos, de buques abandonados o, si acaso, del espíritu del marino errante..

ronronea: levina

6 maullidos:

Julián dijo...

Levina, sabía que tú estabas detrás de todo esto :P Gracias por presentarnos los casos reales, no sabía nada de ellos. Yo conocía las leyendas y relatos, como el 'Holandés errante' (ahora ya sé porqué es holandés) o 'Manuscrito hallado en una botella', primer relato que publicó Poe (recomiendo el segundo).

Besos!

levina dijo...

vaya julián, ya me reconoces al vuelo.. :)

la leyenda del holandés errante está vinculada con la del judío errante. Según la leyenda, se trata de un hebreo condenado a vagar eternamente por haber insultado a Cristo durante el Calvario. No creo que desarrolle nunca este tema, no me gustan sus connotaciones..

besos,

besos,

Julián dijo...

¿Qué connotaciones? Si insultó a Cristo merece el escarnio y, cuanto menos, una maldición jajaja

No, ahora en serio, muchas leyendas y relatos se basan en sacrilegios religiosos, la mayoría de la simbología satánica no fue en su momento sino una visión desde el cristianismo de lo pagano. Para mi no tendría porqué haber recelo en contar o leer relatos que tuvieron su base y su creación en principios políticos o religiosos contrarios a los míos, porque si rastreamos son la mayoría. Pero bueno, ya no hablo tanto de este caso en concreto, y si a ti no te gustan sus connotaciones, pues nada, te respeto :]

Un abrazo sacrílego!

dintel dijo...

Mmmm, un tema interesante. Voy a volver a leerme la obra y buscaré el trabajo de Wagner, compositor, si puedo decirlo, que me encanta.

Gracias por acercarme esta información.

levina dijo...

julián;
el mayor castigo que existe contra cualquier creación cultural (arte, ciencia, historia..) es el silencio. Si no perpetuamos su memoria, se pierde. Bien lo sabían los antiguos, que condenaban al olvido la memoria de reyes y emperadores destruyendo por completo sus estatuas y lápidas conmemorativas..

pensándolo bien, este tipo de tácticas se mantienen hasta la actualidad. Un ejemplo sencillo: ¿qué época no estudiaste en la escuela? ¿el franquismo? ¿el imperio español?

besos,

levina dijo...

hola dintel;
me encanta esta ópera, un poco a mi pesar.. mi fragmento favorito: en el acto II, cuando una enorme llamarada azul estalla en el navío y la tripulación fantasma vuelve a la vida entonando un canto salvaje, en medio del fragor de la tormenta..

besos,