domingo, 8 de junio de 2008

Audi A4 2008

la sensación de ver pasar a esta máquina es comparable con torear a un buen astado. Es un vehículo ligero, potente y más eficaz que sus predecesores. Sus expresivos faros presentan una estética revolucionaria, al darle una cualidad humana: expresión. Su centro de gravedad mejorado permite estabilidad y precisión en la conducción. Los parámetros mecánicos como la dirección, suspensión y caja de cambio pueden ser personalizados según el criterio del usuario. Este purasangre de metal se puede adquirir desde 143 cc hasta 265 cc. Sólo apto para dioses.



ronronea: atis

6 maullidos:

Julián dijo...

Vaya Atis, deduzco por tus posts que te gusta la velocidad eh?

Yo no tengo ni papa de coches ni de fútbol, soy como las mujeres de antes jajajja

MARISA dijo...

jelou.. a mi no me gustan los coches.. tengo eun "tomatito", lo más barato del mercado.. pero si me das una vuelta en éste,no te voy a decir que no..

without dijo...

La belleza en sinuosas curvas metálicas.

Besos

atis dijo...

Hola Julián,

Una máquina potente es una más de las artes de seducción de una mujer sofisticada.

Besos a todo gas.

atis dijo...

Jelou Marisa,

Cuando quieras te enseño la ciudad a bordo de un buen bólido.

Besos con aroma a gasolina

atis dijo...

Hola Without,

Tienes razón, en esta vida sólo hay algo que me entusiasme más que la conducción de un buen coche: la posesión de una mujer ;)

Besos desenfrenados