jueves, 19 de septiembre de 2013

bestiario conquense




EL DOCEJO tiene una sola ala y un solo ojo; su cabeza acaba en unos labios humanos en vez de pico; se alimenta de telas de araña y bebe sólo agua del Júcar, incluso la del Huécar le hace daño, conociéndose gran mortandad en esa hoz cuando se equivoca. En primavera y en verano anida bajo la toza de los pinos y, a últimos de otoño, emigra a las iglesias de la Manchuela, por Montilla, Campillo de Altobuey y Villanueva de la Jara.

si se presta atención, en algunas noches de agosto, se les puede descubrir con cierta sonrisa en su boca humana, escuchando a los contertulios de las hoces. A veces, baja hasta el parque de San Julián, donde hay conciertos, ya que es muy amante de la música; elige siempre el mismo tejado para escuchar, éste suele ser el del antiguo hotel Iberia. Allí permanece somnoliento hasta altas horas de la madrugada, lanzando grandes eructos para despertar a las gentes.

menos conocido es EL CABRICHOCHO, cordero de color azul de la familia del cabrón, cuya piel es muy buscada por los nigromantes conquenses para volar; de ahí proviene el famoso «pellejo mágico», aparato rústico volador que puede contemplarse la noche del 21 de septiembre, San Mateo, si es clara, sobrevolando las hoces y peregrinando por los cerros en busca de cedoria y galanga, para lograr el elixir que alarga la vida y retarda la vejez, según fórmula de Paracelso.

el Cabrichocho vive entre Majadas y la Ciudad Encantada, se alimenta de resina y mariposas sabias; es bisexual, andrógino-animal. Su debilidad es la serrana conquense, a la que persigue con ahínco y sin desmayo y por la que puede dejarse prender. Su deseo es tal que generación tras generación de Cabrichochos han aprendido un sonido lastimero simulando palabras humanas, que dice: «Ven, vida mía, ven.»

la trampa del brujo conquense es fácil: presentarle una doncella serrana desnuda, o una vieja sin refajo y maloliente; eso le despierta más el instinto; el Cabrichocho se deja prender y llora ya sin presentar lucha, hasta su degollamiento. Una vez despellejado, la piel debe secarse siete noches seguidas a la luz de la luna; en esas siete noches, los brujos de las hoces organizan grandes bacanales en los pinares de Sotos y Mariana.

(Raúl Torres, Cuenca mágica)

ronronea: naia

12 maullidos:

TORO SALVAJE dijo...

El autor es un cabriloco.

Besos.

UTLA dijo...

Creo que más bien cabriloca. ^_^

Hola maslama,

Fantástico recetario mágico.

Lo de los erupots para no dejar dormi a la gente ... eso esta muy mal.

Yo creo que tambien soy un animal mágico más parecido al cabrichocho. ha ha ha

En la ciudad Encantada rodaron "Conan el barbaro", una gran película de espada y brujeria. Donde bien hubieran podido aparecer toda esta fauna.

Un abrazo maslama y un ronroneo.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

Ya me ha despertado la curiosidad...yo quiero ver un cabrichocho de esos...mañana andaremos pendientes del cielo ;)
Un besote de Lamiradadeluci

DRACO dijo...

en todo el mundo existen estos animales imaginarios que dan vida a relatos muy interesantes de leer.

besos.

Maeglin dijo...

De más joven jugaba con asiduidad al Rol. Empecé con la llamada de CTHULU donde los bestiarios eran frecuentes y conocí una réplica española del juego llamada Aquelarre. En esta, se hablaba de ellos.

Chuan Che Tzú dijo...

Amiga Naia:

Emigré tiempo atrás por razones que no hacen al caso. Pero nací y crecí en Cuenca. He conocido esas bestias y alguna más que me callo y también he hablado de ellas en algún cuento.

De pronto, tu post me ha puesto nostálgico...

Amapola Azzul dijo...

Me gusta mucho saber de leyendas y tradiciones, gracias.
Un abrazo para ti, y un beso.

PULGACROFT dijo...

Que apasionante la mitología! Tengo muchas ganas de conocer Cuenca...seguro que me ENCANTA!! ;)

Kate Walker dijo...

Singular y curiosa historia mágica.
Saludicos, La Kate.

naia dijo...

Torito, por lo mínimo reconoceremos que se trata de un cabriloco con imaginación, y un curioso sentido del humor

UTLA, ¡tantas y tan interesantes maneras existen de no dejar dormir a la gente! no sabía que habían rodado Conan en la Ciudad Encantada (¿los antiguos de Schwarzenegger, o el último de 2011?) desde luego, el paisaje se presta

Luci, pues ya sabes, si oyes en mitad de la noche algo así como «ven, vida mía, ven», sospecha :))

Draco, en efecto creo que existen en todo el mundo, si bien su naturaleza y comportamiento es de lo más variado, y casi siempre extravagante

Maeglin, ¿se hablaba en Aquelarre de alguno de estos seres? ¡pero qué curioso!

Chuan, la nostalgia de la tierra suele tener un sabor agridulce, lo sé por experiencia

de nada Amapola, siempre es divertido compartir algo que nos llamó la atención

Pulgacroft, seguro que sí, es una tierra muy bonita y de tradiciones fascinantes. ¿Sabías que la serranía de Cuenca es, en la tradición castellana, el origen de las brujas por antonomasia?

Kate, en especial me gusta cuando lo mágico se enraíza en la tierra

PULGACROFT dijo...

Pues no, no tenía ni idea.de eso la.verdad. Qué guay!

naia dijo...

Pulga, ya que al parecer te interesó el tema, te comentaré que el corazón del casco antiguo de Toledo, bordeando la catedral, existe una callejuela llamada Bajada del Pozo Amargo, en cuyos sótanos y cobertizos tradicionalmente vivían y prestaban servicio todo tipo de brujas, hechiceras, saludadoras, celestinas, y curanderas, muchas de ellas procedentes de la serranía de Cuenca. Cuenca está hasta hoy poco poblada, y se dice que en lo más profundo de aquellas tierras solitarias podrían haberse conservado extraños saberes, sobre hierbas, pócimas y otras cosas del diablo, anteriores al cristianismo