lunes, 20 de mayo de 2013

los libros y la memoria




se habla de la desaparición del libro; yo creo que es imposible. Se dirá qué diferencia puede haber entre un libro y un periódico o un disco. La diferencia es que un periódico se lee para el olvido, un disco se oye asimismo para el olvido, es algo mecánico y por lo tanto frívolo. Un libro se lee para la memoria.

«El libro», Borges oral,
Barcelona, Bruguera, 1983, págs. 24-25


me parece absolutamente aplicable a los actuales e-books. En ellos los libros se convierten en archivos que flotan en un espacio indeterminado, materializándose sólo cuando se abren en los dispositivos de los usuarios, como visiones fantasmales y esporádicas de texto, sin un cuerpo físico propio.

los e-books no son libros, sólo objetos mecánicos con palabras almacenadas, que dejan de existir cuando se apaga el dispositivo.
Un Fahrenheit 451 en el que la memoria la ponen las máquinas, máquinas sin consciencia y con una corta esperanza de vida


ronronea: claudia

11 maullidos:

DRACO dijo...

borges está totalmente equivocado. ni algunas noticias importantes aparecidas en los diarios o la música grabada en cualquier formato son para el olvido.
en lo que sí estoy de acuerdo es que el libro jamás desaparecerá.
lo que no me gusta de los e-book es que se puede prestar a la censura o a la modificación del texto por cualquier motivo. por eso yo no les tengo nada de confianza.
besos.

Jorge Donato dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Un libro electrónico tan solo es un mecanismo que guarda letras. Un libro es otro universo distinto, algo no comparable con un mecanismo digital. La esencia del libro radica en sus páginas y creo que esto nunca desaparecerá.
Un abrazo.

Lucía_lamiradadeluci dijo...

Pues yo, que hasta hace poquito era muy crítica con el libro electrónico, reconozco que es una buena idea: es más barato, más ecológico y lo que más influye en mi decisión: no ocupa tanto espacio en casa. Hace poco tuve que empaquetar dos cajas de libros por problemas de espacio y me dolió en el alma :(
Un besote de Lamiradadeluci

TORO SALVAJE dijo...

Tengo e-book ahora.
Yo pensaba como tú, y de hecho pienso aún como tú, no quería e-book, pero me regalaron un archivo informático con casi cinco mil libros y claro... quién se resiste a eso?

El e-book es cómodo pero no deja de ser un archivo informático. No tiene la esencia propia que tiene un libro.

Besos.

claudia dijo...

Draco. creo sinceramente que los modernos dispositivos electrónicos no están concebidos para durar, y que el placer que puedan proporcionar es puramente inmediato, sin trascendencia, como dijo Borges

Lucía, el e-book es más económico porque el grueso de los beneficios no va a las personas que crean el libro (autores, traductores, editores, etc.) sino a los fabricantes del dispositivo de lectura. Y desde luego no es más ecológico, esta es una de las grandes mentiras del e-book. Los dispositivos, que ya se encargan sus fabricantes de que tengan una vida corta, son infinitamente más contaminantes que el papel. Ya existen en China y en otros países del Tercer Mundo lo que se ha venido en llamar «vertederos tecnológicos», donde se acumulan enormes cantidades de basura electrónica (http://es.wikipedia.org/wiki/Chatarra_electr%C3%B3nica#Vertederos_tecnol.C3.B3gicos)

y sobre el espacio, desde luego un cacharro de plástico ocupa menos, ¡pero qué triste una casa sin libros de papel!

Jorge, en mi ámbito privado mantengo una auténtica cruzada contra los e-books, porque creo que no mejoran nuestra calidad de vida, ni tampoco responden a una necesidad vital. Al igual que otros cacharros tecnológicos (por poner un ejemplo, las consolas de videojuegos) tan solo crean esa necesidad para lucro de unos pocos magnates, a costa de nuestro bolsillo y de nuestro tiempo. Lo llamo «esclavitud tecnológica»

Torito, ¿y para qué demonios necesitas cinco mil archivos de texto?

Rosana Martí dijo...

Como un libro con su papel y sus tapas no hay nada, el olor del papel me fascina. Yo en una librería o biblioteca sería feliz. Sigo siendo de la antigua usanza, haber si duro.

Besitos gatunos hoy con la esencia de los libros, feliz semana.

Kate Walker dijo...

Confío que ocurra como cuando en su día llegó la tv. La radio estaba en peligro! pero nop, ni mucho menos.
La Kate optimista.

PEPE CAHIERS dijo...

No creo que los discos sean para olvidarlos, algunos nos acompañarán para siempre en el recuerdo. En cuanto al libro electrónico, huyo de ellos como alma que lleva el diablo.

claudia dijo...

Rosana, el placer de entrar en una librería, de pasar la vista por encima de miles de lomos de distintos colores, tamaños y texturas. Que uno te llame la atención, te escoja. El placer de atesorar una biblioteca de volúmenes encontrados uno a uno, quizá alguno regalado por una persona querida, o heredado, cada cual con su recuerdo, con su historia

Kate, francamente no creo que el libro de papel llegue a desaparecer, más bien quedará como un lujo para aquellas personas que sepan apreciarlo, pero claro sobre el futuro nunca se sabe..

Pepe, sobre la música, el tiempo lo dirá. La música en soporte electrónico aún es un fenómeno bastante reciente, ya veremos si dentro de quinientos años se siguen escuchando las canciones que pusieron banda sonora a nuestras vidas

Shilmulo dijo...

Absolutamente de acuerdo, los libros son magicos y eternos, y jamas podrán ser sustituidos por ningun otro medio de comunicación.

claudia dijo...

coincido por completo contigo, no imagino un futuro sin libros. Aunque pensando dos veces en ello te confieso que me provoca serias dudas (y una cierta rebeldía) lo fácil y rápido que se han integrado el plástico y las mil pantallas en nuestra vida cotidiana