viernes, 21 de mayo de 2010

los de la otra América



la historia de las bandas de Nueva York tiene toda la confusión y la crueldad de las cosmogonías bárbaras, y mucho de su ineptitud gigantesca: sótanos de antiguas cervecerías habitadas para conventillos de negros, una raquítica Nueva York de tres pisos, bandas de forajidos como los Ángeles del Pantano (Swamp Angels) que merodeaban entre laberintos de cloacas, bandas de forajidos como los Daybreak Boys (Muchachos del Alba) que reclutaban asesinos precoces de diez y once años, gigantes solitarios y descarados como los Galerudos Fieros (Plug Uglies) que procuraban la inverosímil risa del prójimo con un firme sombrero de copa llena de lana y los vastos faldones de la camisa ondeados por el viento del arrabal, pero con un garrote en la diestra y un pistolón profundo; bandas de forajidos como los Conejos Muertos (Dead Rabbits) que entraban en la batalla bajo la enseña de un conejo muerto en un palo; hombres como Johnny Dolan el Dandy, famoso por el rulo aceitado sobre la frente, por los bastones con cabeza de mono y por el fino aparatito de cobre que solía calzarse en el pulgar para vaciar los ojos del adversario; hombres como Kit Burns, capaz de decapitar de un solo mordisco una rata viva; hombres como Blind Danny Lyons, muchacho rubio de ojos muertos inmensos, rufián de tres rameras que circulaban con orgullo por él; filas de casas de farol colorado, como las dirigidas por siete hermanas de New England, que destinaban las ganancias de Nochebuena a la caridad; reñideros de ratas famélicas y de perros; casas de juego chinas; mujeres como la repetida viuda Red Norah, amada y ostentada por todos los varones que dirigieron la banda de los Gophers; mujeres como Lizzie the Dove, que se enlutó cuando lo ejecutaron a Danny Lyons y murió degollada por Gentle Maggie, que le discutió la antigua pasión del hombre muerto y ciego; motines como el de una semana salvaje de 1863, que incendiaron cien edificios y que por poco se adueñan de la ciudad.

(Borges, Historia universal de la infamia)

ronronea: levina

8 maullidos:

Alson dijo...

Visto así pierde todo el glamour...
y es que todas las historias son bárbaras.

Ico dijo...

Estos fueron los orígenes de la gran Américas antiguos prisioneros desterrados al continente..

Juli Gan dijo...

Estos yankees que intentan crearse toda una historia y una mitología (y mucha culpa de ello la tiene Washington Irving)se olvidan de que su Nueva York (que se note que son anglosajones) se llamó primero Nueva Ámsterdam y estaba llena de comerciantes holandeses. ¿O es que Harlem no suena a Haarlem? ¿Por qué coño no se hundió el Mayflower?(arrebato antinedflanderiano)

atis dijo...

Para que hoy haya más diversidad en este mundo globalizado?

O prefieres, para que hoy masques chicle, comas patatas fritas y hamburguesas, lleves unos levi´s strauss o imitación de ellos y babees por las actrices de la gran pantalla? (pensamiento Atis)

levina dijo...

hola alson;
sospecho que se podría escribir una tesis sobre los estadounidenses y el glamour :)

besos,

levina dijo...

hola ico;
quizá las Américas rerpesentaran para much@s la libertad, en una Europa avejentada y oprimida por las convenciones.. ¿qué te parece?

besos,

levina dijo...

hola juli gan;
bueno, me parece un poco duro acusar a Borges de elaborar propaganda estadounidense.. y francamente, no sé que hubiera pensado el viejo bibliotecario de Ned Flanders :)

besos,

levina dijo...

hola atis;
me has descrito perfectamente, yo soy así tal cual.. (con una matización: mis levi's son de imitación)

besos,