lunes, 21 de septiembre de 2009

clipper



surcaron los mares durante el siglo XIX, mostrando ser rápidos como el viento y gráciles como el más bello cisne. Aquél que se embarcaba en uno de ellos conocía la grandeza, la aventura y la tradición de la navegación a vela.

este tipo de embarcación fue el canto del cisne de la ingeniería aeronáutica a vela hasta que surgieron los propulsados por motor. Su éxito vino dado por la reestructuración del casco, haciendo barcos más largos y estrechos en vez de cortos y anchos como era habitual en los astilleros de la época. Permitiendo largos recorridos sin tener que parar a cargar carbón.

aún hoy se puede ver alguna reproducción en nuestras aguas, dando un toque de antaño al entrar en la bahía con toda la lona al viento, recordando aquellas travesías a las Indias para conseguir té o exóticas especias.

ronronea:
atis

11 maullidos:

Marcela dijo...

^¿cómo será viajar en uno de esos?

dintel dijo...

Yo quiero ir en un barco de estos!!!!

Julián dijo...

Pues sí, un sueño y una aventura ir en un barco de vela de cualquier tipo.

Uno parecido a ese modelo pasó hace no sé cuanto por delante de mi casa, que tengo vistas a la ría de Bilbao en la desembocadura. Pero imagino que no sería un cliper (ostras, como el mechero), sólo que era grande y de vela, y como no conozco...

Julián dijo...

Y hace poco tuve delante de mi casa (joe, cómo suena de 'pro') al trasatlántico de crucero más grande del mundo, no sé porqué paró aquí, salió hasta en la tele XD

atis dijo...

Hola Marcela,

Sería sentir la sal sobre la piel y el sol en la cara, sin límites ni ataduras...

Besos

atis dijo...

Hola Dintel,

Pues vamonoss!!!!!!! ;)

Besos

atis dijo...

Uis!!! y yo que te hacía gallego jajaja, no me preguntes porqué pero así era.

Yo estuve en el barrio de Sagunto hace ya unos años y me llamó bastante la atención el ancho de su desembocadura.

Besos marineros

Isabel dijo...

Siempre he soñado con hacer un viaje muy largo en un velero. Un beso

Julián dijo...

¿A mi me hacías gallego? Pues no sé, igual por oírme el acento jajja

Nunca he estado por Sagunto, y el Mediterráneo lo he visto muy poco. La desembocadura del Nervión es muy poquita cosa, por la ría no pasa un barco de grandes características, porque tiene un límite vertical: el puente colgante. El trasatlántico se quedó en el puerto de Getxo, pero ni idea porqué, no me enteré.

atis dijo...

Te veo un poco marinero de agua dulce... hahaha y eso que los vascos sois muy dados al piragüismo.

Así que al descubrir tus orígenes que menos que decirte: Kaixo

Besos

atis dijo...

Hola Isabel,

El mediterráneo es un buen mar para hacerlo.

Atrévete!!!!