jueves, 2 de abril de 2009

para qué sirve la lectura



Me llaman de una editorial
y me piden que escriba
cinco folios sobre la necesidad de la lectura

No pagan muy bien
¿quién podría pagar bien por un tema así?
pero de todos modos
necesito el dinero

así que enciendo el ordenador y me pongo a pensar.
sobre la necesidad de la lectura
pero no se me ocurre nada

es algo que seguramente sabía cuando era joven
y leía sin parar
leía en la Biblioteca Nacional
y en las bibliotecas públicas

leía en las cafeterías
y en la consulta del dentista

leía en el autobús y en el metro

siempre andaba mirando libros

y me pasaba las tardes en las librerías de usados
hasta quedarme sin un duro en el bolsillo

tenía que volver a pie a casa

por haberme comprado un Saroyan o una Virginia Woolf

Entonces los libros parecían la cosa más importante de la vida

fundamental

y no tenía zapatos nuevos
pero no me faltaba un Faulkner o un Onetti
una Katherine Mansfield o una Juana de Ibarbourou


ahora la gente joven está en las discotecas
no en las bibliotecas

yo me hice una buena colección de libros
ocupaban toda la casa

había libros en todas partes
menos en el retrete

que es el lugar donde están los libros
de la gente que no lee

a veces tenía que seguirle durante mucho tiempo
las huellas a un libro que había salido en México
o en París

una larga pesquisa hasta conseguirlo

No todos valían la pena
es verdad
pero pocas veces me equivoqué
tuve mis Pavese mis Salinger mis Sartre mis Heidegger
mis Saroyan mis Michaux mis Camus mis Baudelaire
mis Neruda mis Vallejo mis Huidobro
para no hablar de los Cortázar o de los Borges

siempre andaba con papelitos en los bolsillos
con los libros que quería leer y no encontraba

por allí andaban los Pedro Salinas y los Ambrose Bierce
la infame turba de Dante

pero ahora no sabía decir para qué maldita cosa
servía haber leído todo eso

más que para saber que la vida es triste

cosa que hubiera podido saber sin necesidad de leerlos


Cuando habían pasado cinco horas yo todavía no había escrito
una sola línea
así que me puse a escribir este poema
Llamé a los de la editorial
y les dije creo que para lo único que sirve
la lectura
es para escribir poemas

no puedo decirles más que eso

entonces me dijeron que un poema no servía,
que necesitaban otra cosa.

(Cristina Peri Rossi)

foto cortesía de: pru
ronronea:
naia

8 maullidos:

atis dijo...

Yo leo cada detalle de la piel de tu cuerpo...

Ico dijo...

Desde chica me gustó Peri Rossi, creo que en un tiempo me enamoré de ella, sabía que era lesbiana y que escribía muy bien.. luego la fuí traicionando por otras y otros autores.. pero ahí está ella, tan genial como siempre, recordándome porqué me enamoré en mi adolescencia y en mi búsqueda de ella.

farala 68 dijo...

wow... siempre me enamora... peri rossi... siempre. creo que es una poeta de primer orden. y este poema es genial (aunque no estoy de acuerdo ni en que la gene más joven no lee ni en que los que no leen tienen libros en el retrete - los que no leen no tienen libros!)

naia dijo...

miau!!?

naia dijo...

hola ico;
las lecturas de la adolescencia siempre conservan ese sabor especial.. que se torna un poco agridulce cuando las retomamos al cabo de los años

besos,

naia dijo...

hola farala;
es una poeta de primer orden, una de esas que de nacer en los EEUU ya sería autora de culto en todo el mundo

con respecto a los niños, los libros y los retretes.. con internet, la play, los e-books y el ocio multimedia en general, el futuro del papel es hoy bastante incierto

besos,

PRU dijo...

Me gustó el texto... y la foto también, por supuesto... ;)

Besos poéticos...

naia dijo...

hola pru;
jajaja seguro que la has reconocido.. es una de las miles de fotos que a veces rescato de tu blog (quizá debería haberlo puesto el el post, ahora lo hago)

besos agradecidos,