domingo, 22 de febrero de 2009

el judío errante



¿quién es ese viajero, con multitud de años y experiencia, que aparece a través de los siglos en diferentes países, de los que sabe más que sus propios habitantes? Dos leyendas, cada una de procedencia diferente, nos hablan de la figura triste y maldita del judío errante: una es de origen occidental; la otra nació en Oriente.

según la leyenda occidental se llama Ashaverus (Asuero). De profesión zapatero, tenía una pequeña tienda a la entrada de Jerusalén. Cuando pasó Cristo con la cruz a cuestas, el zapatero se negó a dejarle descansar en su tienda, y furioso le golpeó con una herramienta de las que utilizaba para su trabajo, a la par que le decía: «¡Anda!». Por su poca caridad recibió una terrible condena de labios de Cristo: «Yo luego descansaré, pero tú andarás sin cesar hasta que yo vuelva». Desde entonces y a través de los siglos Ashaverus recorre el mundo. Sus pies fatigados jamás pueden descansar, porque cada vez que lo intenta, las palabras divinas obran una fuerza misteriosa que le obliga a caminar más y más hasta el final de los tiempos.

en la leyenda oriental se llama Cortafilo, y era el portero de Pilatos. Cuando sacaron a Cristo para crucificarle, le dio una puñalada en la espalda diciéndole: «¡Anda!». Entonces Cristo le maldijo: «El hijo del hombre se va, pero tú esperarás a que vuelva». Cortafilo se convirtió y recibió el bautismo de manos de Ananías, el cual le impuso el nombre de José, pero a pesar de todo continúa su peregrinación que ha de durar hasta el fin de la humanidad.

el judío errante lleva en su bolsa cinco monedas de cobre. Dicen que fue visto en varias ocasiones, en distintos pueblos, pero nadie habló con él y nada dijo. También se sabe que cada cien años padece una gravísima enfermedad, de la que siempre se repone porque no puede morir.

ronronea:
levina

4 maullidos:

Isabel dijo...

No conocia esa leyenda, pero creo que habría que levantarle el castigo, o comprarle un abono-transporte. ¡Pobrecillo!, tiene que tener los pies hechos un asco, aunque eso si, de colesterol nada.
Un beso

MARISA dijo...

ains se man puesto los pelos de punta joe un beso muá

levina dijo...

hola isabel;
jajaja voto por levantarle el castigo

besos,

levina dijo...

hola marisa;
los pelos de punta pone lo cruel y vengativo que salió su dios del amor y el perdón..

besos,