sábado, 6 de diciembre de 2008

déjà vu



detrás de los barrotes del convento, durante las noches sin luna, las monjitas hacen travesuras entre ellas, y gimen y suspiran en nombre de Dios.

la madre superiora inicia con dulzura a la novicia en los antiguos ritos de Venus. Por la mañana la novicia, con el rostro iluminado, relata en confesión el gozo de sentir en su interior la cruz de su Señor.

ronronea:
alia

10 maullidos:

MARISA dijo...

madreeeeeeeeeeee alia,sexo en el convento?la novicia se levanta con una sonrisa de oreja a oreja

without dijo...

Siempre detrás de unas paredes se albergan secretos impensables para los que están en el exterior.

Besos ocultos

Julián dijo...

Ya les gustaría a algunas novicias que su vida fuera tan interesante... XD

PRU dijo...

Deja, deja, hahaha...

Qué juguetona estás últimamente, sí, sí... :)

Besos festivos...

alia dijo...

hola marisa;
por alguna extraña razón, los cerebros ejecutivos de Playmobil pensaron que los niños necesitaban completar su colección de clicks con una monjita.

las gatitas, sumisas y obedientes, sumamos con placer la monjita a nuestros juegos..

besos,

alia dijo...

hola without;
las paredes, como los secretos, suelen hacerse de acero y cristal.. tan fuertes y tan frágiles, depende de quien las proteja

besos,

alia dijo...

hola julián;
no es la primera vez que tú y yo hablamos de sexo, novicias y conventos.. como sigamos así vamos a acabar jugando con hábitos de monja y crucifijos hahaha

besos,

alia dijo...

hola pru;
pues sí, no sé que me pasa estos días, tengo un cuerpo de juguetón..

besitos,

farala 68 dijo...

alia, lo que más me sorprende es el título ¿deja vú? jajajaja!!! tu cuando colgaste los habitos? eh?

alia dijo...

hola farala;
de momento, el único hábito que he colgado ha sido el del tabaco.. déjà vu, porque alguna vez ya salió este tema en el blog

besos,