miércoles, 9 de enero de 2008

cleptómana de cucharillas



era poderosa y aristocrática, pero tenía la obsesión de las cucharillas.

es ésta una cleptomanía corriente sobre todo en los palacios reales, y por eso hubo reyes que cambiaron las de oro por otras de similor, para evitar que se llevasen tan costosos «recuerdos de S.M.»

poseía cucharillas de los mejores hoteles del mundo, de las casas más nobles ―con el escudo en el agarradero―, y hasta algunas arrancadas a las colecciones napoleónicas. Un día, sin poder resistir mi curiosidad, le pregunté qué se proponía almacenando tantas cucharillas.

entonces la cleptómana me dijo en voz baja:
―vengarme del mundo.. dejarlo sin una cucharilla.. que muevan el café con tenedor.

(Ramón Gómez de la Serna)

ronronea:
claudia

14 maullidos:

Reven dijo...

Por si no lo leistes, no hay ningun problema con lo de los videos ni con ninguna otra cosa en mi blog mientras que me cites.

Hasta la vista Maslama !!

Maslama dijo...

¡gracias reven! ¡por supuesto que te citaré!

besos,

Comunidad Manizales dijo...

MALASMA gracias por tu apoyo.. como siempre gracias y mil besos...

en cuanto a las cucharas me ha parecido entrañable!!!

En el fondo se siente como la lucha de las grandes causas inocente... como pinky y cerebro tratando de conquistar al mundo o como tantas cosas q nos pasan día a dia...

Si bien lo logro q se utlizara solo tenedor.... si hizo que cambiaran la calidad de las cucharas...

MORGANA dijo...

jajajajaja qué bueno!! Besos.

elmismocaminorojo dijo...

Me encanta!!!
vengarme del mundo!!!!
yo también quiero vengarme del. Buscaré alguna forma!!!
ja ja ja ja!!!
muchos besos!!

Maslama dijo...

a tí, Fernanda, trabajas mucho por los derechos GLBT.

me encanto tu observación sobre las grandes causas inocentes.. aún, a veces, quiero creer que existen..

besos,

claudia dijo...

hola morgana;
¿he oído la risa de una gatita por aquí?

besos,

claudia dijo...

hola ati;
supongo que la peor venganza contra el mundo es sobrevivirlo..

besos,

PRU dijo...

En casa de herrera, cuchara de palo, hehehe... total, siempre se puede remover el café, si le das la vuelta a la cubertería...

A mí me gustaba de jovensilio, con el poso final de la taza, dibujar en las servilletas de papel, fuera mojando la cucharilla o un palillo, los resultados pueden ser curiosos y cambiantes según pasa el rato...

Besos de sobremesa...

claudia dijo...

hola pru;
sip, seguro que hay mil maneras de remover el café, pero no es lo mismo jejeje

entonces, ya se te veía venir de pequeño.. juguetón e imaginativo.. :)

besos con aroma a café recién hecho,

Joven Eriza dijo...

Jajaja, qué grande don Ramón.
A veces, desequilibrar al enemigo se consigue con la estrategia más simple... jejej
Un saludo!

claudia dijo...

qué gran verdad, ericita.. en ocasiones, tod@s somos tan penosamente vulnerables.. resulta tan fácil dañarnos..

besos,

elmismocaminorojo dijo...

Buena observación claudia!!!
vengarse del mundo sobreviviendo a él!!
pues lo sobreviviré y de vez en cuando lo venceré!!
muchos besos!!

claudia dijo...

seguro que lo vencerás, a lo mejor ya lo has hecho.. suerte, ati..

besos,