jueves, 18 de octubre de 2007

un gato en un piso vacío

Morir, eso no se le hace a un gato.
Porque qué puede hacer un gato
en un piso vacío.
Trepar por las paredes.
Restregarse entre los muebles.
Parece que nada ha cambiado
y, sin embargo, ha cambiado.
Que nada se ha movido,
pero está descolocado.
Y por la noche la lámpara ya no se enciende.

Se oyen pasos en la escalera,
pero no son ésos.
La mano que pone el pescado en el plato
tampoco es aquella que lo ponía.

Hay algo aquí que no empieza
a la hora de siempre.
Hay algo que no ocurre
como debería.
Aquí había alguien que estaba y estaba,
que de repente se fue
e insistentemente no está.

Se ha buscado en todos los armarios.
Se ha recorrido la estantería.
Se ha husmeado debajo de la alfombra y se ha mirado.
Incluso se ha roto la prohibición
y se han desparramado los papeles.
Qué más se puede hacer.
Dormir y esperar.

Ya verá cuando regrese,
ya verá cuando aparezca.
Se va a enterar
de que eso no se le puede hacer a un gato.
Irá hacia él
como si no quisiera,
despacito,
con las patas muy ofendidas.
Y nada de saltos ni maullidos al principio.

(Wisława Szymborska)


ronronea: naia

8 maullidos:

PRU dijo...

Me ha gustado mucho, voy a leérselo inmediatamente a mi gata... :)

Ah! Y ya he respondido a tus peticiones en mi blog, gracias por seguir viniendo y comentando, te lo agradezco mucho...

Besos afectuosos...

naia dijo...

pru.. si se lo lees a tu gata, no se despegará de tí en una semana.. pobre bicho, vaya susto!!

besos!!

entregada{Luana} dijo...

Que penita tan grande tendrá ahora el gatito. Espero que quien lo cuide ahore le de mimos extras, al menos al principio.
Un besito

Milagros Sánchez dijo...

Un poema tragicómico se podría decir, porque al tiempo que describe un drama se hace con humor y el resultado es auténticamente bello!!

Me gustó mucho naia!!
Besos!!

naia dijo...

entregada;
hoy, por ejemplo, lo has cuidado tú.. :)

besos!!

naia dijo...

Mila;
Wisława Szymborska es una de mis poetisas favoritas, por su sencillez y profundidad.. Premio Nobel de Literatura en 1996.

aquí puedes echar un vistazo a su biografía:
http://www.epdlp.com/escritor.php?id=2344

no puedo evitar citar otro poema suyo. Se llama «un terrorista: él observa»:

La bomba explotará en el bar a las trece veinte.
Ahora apenas son las trece y dieciséis.
Algunos todavía tendrán tiempo de salir.
Otros de entrar.

El terrorista ya se ha situado al otro lado de la calle.
Esa distancia lo protege de cualquier mal
y se ve como en el cine:

Una mujer con una cazadora amarilla: ella entra.
Un hombre con unas gafas oscuras: él sale.
Unos chicos con vaqueros: ellos está hablando.
Trece diecisiete y cuatro segundos.
Ese más abajo tiene suerte y sube a una moto,
y ese más alto entra.

Trece diecisiete y cuarenta segundos.
Una niña: ella va andando con una cinta verde en el pelo.
Sólo que de repente ese autobús la tapa.

Trece dieciocho.
Ya no está la niña.
Habrá sido tan tonta como para entrar, o no,
eso ya se verá cuando vayan sacando.

Trece diecinueve.
Y ahora como que no entra nadie.
En vez de entrar aún hay un gordo calvo que sale.
Pero parece que busca algo en sus bolsillos y
a las trece veinte menos diez segundos
vuelve a buscar sus miserables guantes.

Son las trece veinte.
Qué lento pasa el tiempo.
Parece que ya.
Todavía no.
Sí, ahora.
Una bomba: la bomba explota.

PRU dijo...

Mi gata creo que está curada de espantos, naia, hahaha...

Muy interesante la Szymborska ésta, sénkiu...

Besos a las doce cuarenta y cinco...

Milagros Sánchez dijo...

Muchas gracias naia por darme la referencia de esta originalísima poeta y escritora polaca. Me ha encantado conocerla y leer este poema.
Besos y buen finde!!