jueves, 16 de agosto de 2007

haiku


el haiku es una forma de poesía tradicional japonesa.
Se compone de aproximadamente 17 sílabas, que suelen estar organizadas en 3 versos (5-7-5). No tiene título ni rima, su simplicidad es tal que puede prescindir de signos de puntuación y mayúsculas.


Con respecto al contenido, el haiku clásico suele tratar de la naturaleza, de la realidad, de lo percibido por los sentidos. Es una apreciación directa de un acontecimiento, a menudo trivial, que llama la atención del poeta (haijin).

En el siglo XX, la escuela Shinkeikô rompió dramáticamente con la ortodoxia del haiku, preconizando la libertad en métrica y temática, lo que convirtió los haiku en bellos poemas instantáneos sin apego alguno a reglas estrictas de composición.

«Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este lugar, en este momento» (Basho)

«El haiku puede ser de muchas clases, grave o bullicioso, profundo o superficial, religioso, satírico, triste, humorístico o encantador; pero todos los haiku dignos de tal nombre son documentos de momentos cumbre ―más altos, al menos, que el llano circundante―.
Y en las manos de un maestro, un haiku puede ser la esencia concentrada de la poesía pura» (H.G. Henderson)

algunos ejemplos:

Sobre la arena,
escritura de pájaros:
memorias del viento.
(Octavio Paz)

La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido.
(Borges)

oscuro unánime
sólo queda un farol
que pide auxilio.
(Mario Benedetti)
Sobre el tejado
un gato se perfila:
¡la luna llena!
(María Santamarina)


más información: http://www.elrincondelhaiku.org

ronronea: akane

3 maullidos:

Quimera dijo...

Me encanta todo lo relacionado con el pensamiento oriental. Para mí, el haiku no sólo es poesía escrita o dibujada, sino poesía vivida, experiencia poética recreada.

Tuve una amante que era profesora de estética oriental en la universidad y me enseño bastante, lo que pudo (a veces, nuestra mente esta demasiado intoxicada para poder abrirse al pensamiento no-occidental). Y eso creo que le pasa a estos "haikus".

El poeta occidental creo que bebe del formalismo pero no del "espíritu" del haiku. Es incapaz de ver "poesía" en el "momento", en la "sencillez", en lo "material". Para occidente, espiritualidad y materialidad beben de una misma cosa y por eso, el instante puede ser concebido como eternidad y la naturaleza como algo sagrado.

Octavio Paz, con todo mi respeto y mi humildad, se equivoca. Igual pasa con Borges o Benedetti... grandes autores pero que no creo hayan sabido reflejar la verdadera esencia del haiku... solo su estructura. Lástima.

Un placer leeros y opinar. Un placer a su vez, que me hayáis agregado.

akemi dijo...

quimera;
en mi nada humilde opinión, no hace falta que los autores occidentales intenten ajustarse al espíritu original del haiku, ya que el arte no es una experiencia de naturaleza estática.
Precisamente el encanto del mestizaje no reside en su fidelidad a la idea original, sino en la gestación de nuevas formas inesperadamente expresivas e ireverentes.

Gracias por tus comentarios, son muy sugerentes.

Anónimo dijo...

Vientos susurran
sobre los mares de sal
la eternidad